Festival Amazónico, compartiendo sabores y saberes. El Escenario preparado para el Festival fue sencillo pero artístico e inspirador: una amplia mezcla de colores, elementos, alimentos, instrumentos y sonidos como el del Manguare y muchos otros de cuerda y de percusión. De otra parte las mujeres y los abuelos amazónicos compartieron su arte ancestral, su saber cosmogónico a través de la palabra y su gastronomía local, sumado a ello el fogón andino animado por mujeres que hacen magia con la leña y el alimento autóctono de la región central.

El Festival Amazónico, compartiendo sabores y saberes dejo un mensaje del significado profundo que tiene el territorio para los pueblos indígenas de la selva: ‘fue él, el territorio, quien nos enseñó cómo ordenar el mundo y quien primero nos comunicó y nos enseñó cómo hacerlo’, manifestó Belkys Herrera, coordinadora del evento por parte de la OPIAC. El Festival se realizó en Bogotá, el pasado 16 de julio en el barrio Armenia, en la sede de la Organización Nacional de los Pueblos Indígenas de la Amazonía Colombiana, OPIAC, con el propósito de apoyar los procesos comunicativos que se han venido consolidando y, visibilizar la cultura y los territorios de la Amazonía colombiana. El festival fue organizado por la OPIAC y contó con el apoyo de un destacado grupo de personas que apostamos por construir un sueño y proceso colectivo de creación y narrativa que desentrañe la vida y la realidad de los pueblos indígenas de la Amazonía colombiana, un proyecto que acude a la memoria ancestral como hilo conductor del relato audiovisual y sonoro que permita interpelar y abrir canales de diálogo y reconocimiento intercultural desde el conocimiento y el respeto por la diversidad y las diferencias culturales.

La satisfacción fue grande, unas 350 personas del Distrito disfrutaron al máximo la comida, la música, la danza, la palabra y el cúmulo de saberes como el Mambeo tradicional y el sonido del Maguare, principal convocante al escenario cultural y ritual del Festival que por primera vez se desarrolló en la Ciudad de Bogotá, en un escenario poco común, montado en la sede  de la OPIAC, lo primero en organizar fue el mambeadero acompañado por el maguare, el espacio para las presentaciones de música y danza, un espacio para ver audiovisual, un espacio de exhibición y venta de postales y artesanías, el espacio de la cocina para ahumar pescado, hacer el casabe, la caguana, el ajicero (caldo de pescado con ají), ají casaramano entre otros, los jugos de canangucho, arazá y copoazú, así como otras diversas muestras gastronómicas como el mojojoy y frutos tropicales. Así mismos algunas sabedoras de la culinaria central citadina improvisaron un fogón (con leña) en plena calle para deleitar a los visitantes con el delicioso sancocho de gallina criolla. El festival contó con muestras de danzas a cargo a de la agrupación Suma Alpa (Cabildo Inga Bogotá),  muestra de música indígena con la agrupación Walka ,cantos tradicionales del Pueblo Wounaan con el profesor interprete Jhon Fredy Valencia y  Santiago Chindoy del pueblo Kamentsa así como el  intérprete de música colombiana Uriel Céspedes.

En este orden de ideas, agradecemos inmensamente a quienes participaron del Festival: al honorable público (protagonista principal del evento), a todas las personas que asistieron y apoyaron nuestro agradecimiento especial. Así mismo, nuestra inmensa gratitud al Cabildo Inga de Bogotá, a la Junta de Acción Comunal del barrio Armenia y a la organización Tropenbos Internacional. Al Comité Ejecutivo de la OPIAC, en cabeza de Julio Cesar López Jamioy, coordinador general, Harold Rincón Ipuchima, Secretario general y Belkys Herrera coordinadora de Educación, así mismos al área de comunicaciones en cabeza de Harold Rincón Ipuchima y Monaya González Rodríguez. A todo el equipo que durante casi dos meses dedicó esfuerzo, tiempo y esmero en la preparación, convocatoria y desarrollo del Festival, que se institucionaliza desde la OPIAC para la ciudad capital y para la Amazonia.

En este sentido, desde OPIAC nuestro especial agradecimiento a todo el equipo humano solidario y maravilloso que hizo posible la realización del Festival: al sabedor y mambeador Tomas Román por su orientación; a  María Celina Neñetofe sabedora y a Ninfa Herrera Domínguez, que vino desde el Caquetá a compartir sus recetas milenarias, a Harold Rincón Ipuchima y a Belkys Herrera por su apoyo político, logístico y orientación. A Sharon Olaya e Ismael Paredes P., responsables de la coordinación logística, carga operativa y convocatoria del festival, con el inmenso apoyo de Monaya González en la convocatoria y del resto del equipo en logística y desarrollo del festival. A Gloria Huertas y Lina Escolar Cubillos por su esmerada gestión en producción, logística, convocatoria y apoyo durante el desarrollo del evento. A Eliana Molina Robayo, Laura Cadena, Eduardo Góngora y Julián López por su apoyo incondicional en la convocatoria y logística en el evento. A Janna López y Samuel Agudelo, colaboradores y apoyo en logística y, entre otros a Karen Barbosa, Juan Jairo Moreno Quevedo, Angie Ávila y Víctor Palacios por su apoyo el día del Festival.

Así mismo un agradecimiento muy especial a todas nuestras familias y amigos, quienes de una u otra forma nos apoyaron para el desarrollo del Festival, de manera específica agradecemos a la Familia de Sharon Olaya, a la Familia de Angie Ávila y a la Familia de Eduardo Góngora por su colaboración en logística y en la preparación de alimentos, especialmente el sancocho criollo. A la Familia de Lina Escolar, a la señora Lucy Escolar por su gran apoyo en la convocatoria. 

Por último, queremos resaltar que lo vivido el domingo 16 de julio en la sede de nuestra  Organización dejó al equipo organizador grandes lecciones, satisfacciones, esfuerzos y aprendizajes dando cumplimiento a parte de la  misionalidad de la OPIAC al promover y visibilizar la diversidad y riqueza de nuestra hermosa Amazonia.

 

 

La Organización Nacional de los Pueblos Indígenas de la Amazonia Colombiana – OPIAC es una institución de derecho público de carácter especial indígena sin animo de lucro la cual ejerce una representación política de los pueblos indígenas de la Amazonia Colombiana ante instituciones de orden Nacional e Internacional; su objetivo principal es velar para que todos los derechos colectivos e individuales de sus afiliados sean respetados y reconocidos por todos los actores en Colombiana.