La Subcomisión de Salud de la Mesa Permanente de Concertación (Decreto 1973/2013), sesiona en Bogotá del 4 al 6 de noviembre, con propósito de dar directrices para el documento del Sistema Indígena de Salud Propia e Intercultural SISPI.

La Organización de los Pueblos Indígenas de la Amazonía Colombiana, OPIAC; la Organización Nacional de Colombia, ONIC, Confederación Indígena  Tayrona, CIT; Autoridades Indígenas de Colombia, AICO, delegada de la Mesa  de Diálogo Wayuu y otras Organizaciones Indígenas del Choco son las  organizaciones que integran la subcomisión, y entre todas hacen aportes para   la construcción de  las  políticas  públicas de  salud  de  los pueblos  indígenas de Colombia.

En el marco del SISPI, los delegados de la subcomisión de salud manifestaron incluir en el documento las propuestas planteadas. Así mismo concertar la ruta para la construcción del capítulo étnico en el plan decenal de salud pública, la revisión de  la reglamentación de  la Ley  691/2001, y el análisis  de la Unidad Per Cápita o prima que reconoce el 2% a aquellos municipios  que  representan  mayor  siniestralidad respecto  al resto  del país. 

La necesidad de tener un documento en salud con particularidades  indígenas, cada día se hacen más indispensable; teniendo claro que se debe trabajar desde la integralidad que cubra todos los ciclos de la vida: desde la concepción del ser hasta el regreso al territorio (muerte). Este mecanismo de construcción debe ir acorde a las circunstancias geográficas, culturales y espirituales de los pueblos indígenas de Colombia.

En este sentido Rafael Guayabo, delegado de la  Subcomisión de Salud por parte de la OPIAC,  invitó al gobierno a que se trabaje el modelo para el cuidado de la salud  propia e intercultural desde  las  bases indígenas. “si queremos  un modelo hagamos  el  esfuerzo económico  para  darle  forma a  estas acciones  en  salud desde  lo local” indicó  Guayabo.

Los  insumos  recogidos  desde  las  bases es información que  refleja el sentir  de la problemática que tienen que  afrontar hoy en día la población indígena, especialmente la ubicada en las zonas rurales de los departamentos. Por ello el gobierno debe tener claro que la protección indígena también depende  del territorio y desde ahí se  trabaja  la protección, a partir de la concepción del  ser, para  evitar las  enfermedades.

Los delegados indígenas pertenecientes a la subcomisión de salud solicitaron a funcionarios del Ministerio de salud la vinculación de los gobernadores, alcaldes y secretarios de salud para construir de forma conjunta el  documento. Conocer las dinámicas y realidades, de los ciclos  de vida indígena desde sus territorios debe ser comprendida por todos para garantizar el enfoque  diferencial que requieren  los pueblos. Igualmente, manifestaron la importancia de incluir en el documento el obligatorio cumplimiento de las políticas indígenas por parte de los entes territoriales.

La salud trabajada desde la cosmovisión indígena en ocasiones es catalogada como brujería y no como la espiritualidad que representa. La  red  de  servicios  indígenas está comprendida por los sitios sagrados, el territorio y la  espiritualidad que maneja cada pueblo de acuerdo  a sus  usos  y costumbres. La tradición ancestral es el conocimiento que posee el sabedor para prevenir y curar enfermedades; el poder de cada sabedor ancestral protege al ser desde su nacimiento.   

Para disminuir la morbilidad y mortalidad en el territorio, los delegados indígenas plantearon aterrizar el modelo a cada pueblo. Modelos que requieren para la construcción el apoyo institucional, donde exista la posibilidad de ajustes y aportes de los indígenas. La sabiduría ancestral se posee y es conocida a través de la práctica, tanto que los occidentales en ocasiones  recurren este  tipo de  sanación, lo que necesitan los pueblos  indígenas es la ayuda técnica para fortalecer los modelos a construir.

Planteamiento de construcción que apunta a disminuir el traslado de pacientes a las capitales. Prevenir y tratar a pacientes en las comunidades a través de la protección es lo estipulado por los dirigentes indígenas, evitando al máximo recibir asistencia médica occidental. 

Esta construcción debe  respetar  los lineamientos  culturales de cada  pueblo; algunos  no están de  acuerdo  con el control  prenatal, el parto  en  un hospital, vacunar a sus  hijos, en fin; aún con estas particularidades los indígenas  hacen sus prácticas ancestrales las cuales les permite proteger su comunidad, ya que el conocimiento ancestral y la fortaleza espiritual están basada en la Ley de origen.

Respecto al tema financiero- administrativo los delegados indígenas expresan que están capacitados para afrontar este  tipo de responsabilidad, e incluso han propuesto que para mayor alcance de  los  recursos se  debe revisar  la distribución de los mismos. Depender del manejo y distribución de los recursos por parte de las entidades territoriales según los delegados es estar a  voluntad  del gobernante de turno, lo cual no garantiza el buen servicio en salud  que mejore la calidad  de vida de los pueblos.

Además la Subcomisión de Salud se encuentra organizando el Plan de trabajo para 2015 y el fortalecimiento de la misma.

La Organización Nacional de los Pueblos Indígenas de la Amazonia Colombiana – OPIAC es una institución de derecho público de carácter especial indígena sin animo de lucro la cual ejerce una representación política de los pueblos indígenas de la Amazonia Colombiana ante instituciones de orden Nacional e Internacional; su objetivo principal es velar para que todos los derechos colectivos e individuales de sus afiliados sean respetados y reconocidos por todos los actores en Colombiana.