La Consulta Previa tiene que respetar el ordenamiento de cada pueblo y adaptarse a los estándares internacionales y a la aplicación e interpretación de estas normas por órganos como la CIDH y la Corte Constitucional.

Delegados  indígenas de  los  seis departamentos de la Amazonía y dirigentes de la Organización  de  los  Pueblos  Indígenas  de la  Amazonía  Colombiana, OPIAC, en cabeza del presidente Henry Cabria Medina, participan en  el Taller Consulta  Previa Libre e Informada que se realiza en Bogotá del 14 al  15  de  agosto y hace parte de los diálogos y análisis tripartitos del Programa Energía, Ambiente y Población, EAP, que adelantan organizaciones como la Organización Latinoamericana de Energía, OLADE, la  Coordinadora de las Organizaciones  Indígenas  de la Cuenca Amazónica, COICA,  y  la  Asociación Regional  de  Empresas  de  Petróleo  y Gas  Natural  en  Latinoamérica y  el Caribe, ARPEL,  con el  financiamiento  de  la Cooperación canadiense.

El Taller que se basa en el estudio de experiencias en Colombia. En este sentido El diagnóstico por parte de los participantes incluye análisis de las dificultades, los beneficios, propuesta de solución y recomendaciones  entre  otras, que permitan fortalecer el diálogo tripartito por parte de comunidades  indígenas,  gobierno y empresas  frente  a los procedimientos  de la consulta previa en el país.

Durante el primer día del Taller, algunos asistentes hicieron énfasis en la violación al derecho  fundamental a la  Consulta  Previa en  Colombia, exponiendo cómo la  Corte Constitucional ha  tenido  que suspender  proyectos  de exploración y explotación de recursos hasta tanto no cumplan con el consentimiento libre, previo e informado del pueblo  afectado. Resaltando  que la misma ha  declarado  inconstitucional leyes como la Reforma al Código  de Mina por estar en contravía de  la Constitución  nacional y considerarlas como leyes que  afectan a los pueblos indígenas. 

La representación indígena de la Amazonía colombiana cuestionó las situaciones presentadas en los   diferentes procesos: el problema de  adecuación  institucional, ausencia de experiencias exitosas, la falta de reglamentación para la Consulta y la falta responsabilidad por parte del gobierno. Igualmente expresaron cómo cada proyecto genera impactos en territorio, por tanto se deben identificar bien los afectados para desarrollar de forma eficaz el proceso de consulta previa libre e informada y así se  consulte a quien corresponde.

El principal argumento unánime es que la  Consulta Previa  libre e informada respete el ordenamiento propio de  cada  pueblo  indígena, adaptándose a los estándares internacionales como el convenio 169 de la OIT, la Declaración de Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas y la aplicación e interpretación de estas  normas  por órganos  como la  Corte Interamericana de Derechos  Humanos y para el caso de Colombia la Corte Constitucional.

Por último se puso de manifiesto que teniendo en cuenta que a través de la Consulta previa se protegen los derechos al territorio, a la autonomía, a la participación, a la identidad cultural y a la permanencia  territorial, ésta debe estar en función de garantizar la  pervivencia de los pueblos indígenas, por ello la Honorable Corte Constitucional colombiana estipula la Consulta Previa, un derecho fundamental.

La Organización Nacional de los Pueblos Indígenas de la Amazonia Colombiana – OPIAC es una institución de derecho público de carácter especial indígena sin animo de lucro la cual ejerce una representación política de los pueblos indígenas de la Amazonia Colombiana ante instituciones de orden Nacional e Internacional; su objetivo principal es velar para que todos los derechos colectivos e individuales de sus afiliados sean respetados y reconocidos por todos los actores en Colombiana.