Movilización Amazónica Internacional. 22 septiembre 2017

“Amazonía Viva, Humanidad Segura”

Plantón Bogotá, 10:00am Frente al Ministerio de Ambiente calle 37 #8-40

La coyuntura histórica actual que atraviesa Colombia de transición de un conflicto armado de más de medio siglo y la implementación de los acuerdos firmados entre el Gobierno nacional y las FARC-EP, al tiempo que se celebran diálogos y negociación con el ELN, constituyen un contexto inevitable para el ejercicio que se quiere realizar. En este marco para garantizar la paz territorial y la participación efectiva de las comunidades locales y en este caso los pueblos indígenas amazónicos, se estableció el mecanismo Fast Track para dar trámite de manera expedita a los acuerdos e incorporación de la sociedad civil a la reglamentación de los mismos, sin que hasta ahora se haya logrado este objetivo y por el contrario el gobierno nacional ha hecho intentos de chantajear este proceso de consulta en los escenarios de concertación como la Mesa Permanente de Concertación (MPC) y la Mesa Regional Amazónica (MRA).

Sumado a esto, la consulta previa fue adoptada en Colombia mediante Ley 21 de 1991 a poco tiempo de haberse expedido el Convenio 169 de la OIT, el cual establece, entre otras, la consulta previa como acción (coordinada y sistemática entre las partes) orientada a proteger los derechos de los pueblos implicados y garantizar el respeto a su integridad étnica y cultural, lo cual no ha sido aplicado de manera efectiva y por el contrario, de manera frecuente, se viola o se afecta este derecho de nuestros pueblos.

Por otro lado, para el caso de nuestro país, el Ministerio de Ambiente hace menos de un mes acaba dio vía libre a la técnica fracking para exploración y explotación de crudo. En respuesta se han pronunciado autoridades ambientales locales de nuestros pueblos indígenas hasta la comunidad científica internacional como la Agencia de Protección Ambiental (EPA), quienes han explicado y denunciado que el fracking es una práctica que produce un impacto negativo en el territorio y en la salud humana, fruto de los gases que emana por los efectos que tiene sobre el medio ambiente que se ven, sobre todo, en las fuentes de agua que quedan contaminadas por elementos radioactivos, por contaminar la atmósfera y por alterar las placas tectónicas generando temblores, lo cual ha sido comprobado en países como Estados Unidos que utiliza ese método. Así mismo la minería, y el uso de insumos químicos como el mercurio en esta actividad, contamina nuestros ríos y ambiente, y genera un impacto negativo en la salud humana tal como lo muestran estudios recientes (Secretaría de Salud Guainía- Colombia) que arrojan que las personas tienen hasta 109 veces más del mercurio exigido por el organismo humano.  

Dicho lo anterior, la Amazonía, pueblos indígenas, comunidades rurales y en general la vida humana, son agredidos por diversos megaproyectos, políticas y operaciones extractivista y desarrollistas. De este modo, avanza el etnocidio directo e indirecto de nuestros pueblos, así como la deforestación, degradación y contaminación de nuestras selvas tropicales. Por ello las nueve organizaciones nacionales articuladas a la Coordinadora de Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica-COICA, han decidido establecer el 22 de septiembre de cada año, como Día de la lucha de los pueblos indígenas en defensa de la Amazonía y la vida de la humanidad (Mandato Pucallpa, 2017).

La sobrevivencia del territorio TIPNIS en Bolivia; la defensa férrea de ORPIA contra la destrucción que trae el Arco Minero en Venezuela; la defensa de derechos adquiridos territoriales y colectivos en Brasil y Colombia; la resistencia ante la aplastante minería aurífera en las tres Guayanas; el requerimiento de los derechos territoriales en Perú, al titular 1376 comunidades y estableciendo reservas indígenas y comunales pendientes como la Reserva Comunal Yaguas, buscan tomar acciones frente a las problemáticas específicas y fortalecer las luchas organizativas del continente Latinoamericano, haciendo un llamado de ¡Alto a las grandes destrucciones en la Amazonía, como los agronegocios, plantaciones de monocultivos y palma aceitera, infraestructura y extractivismo con presión capitalista transnacional!

La Organización Nacional de los Pueblos Indígenas de Colombia- OPIAC se une a este llamado, e invita a la sociedad civil, movimientos estudiantiles, ambientales y culturales a sumarse a esta jornada de movilización nacional. En Bogotá, realizaremos un Plantón el 22 de septiembre, a las 10:00am frente al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Insostenible: (Calle 37 #8-40). En Leticia, en la sede de la Universidad Nacional se realizará un conversatorio sobre extractivismo con estudiantes, docentes y pueblos indígenas.

 

 

 

 

 

 

 

La Organización Nacional de los Pueblos Indígenas de la Amazonia Colombiana – OPIAC es una institución de derecho público de carácter especial indígena sin animo de lucro la cual ejerce una representación política de los pueblos indígenas de la Amazonia Colombiana ante instituciones de orden Nacional e Internacional; su objetivo principal es velar para que todos los derechos colectivos e individuales de sus afiliados sean respetados y reconocidos por todos los actores en Colombiana.