HOY SE CONMEMORAN 32 AÑOS DE LA ENTREGA FORMAL DEL RESGUARDO GRAN PREDIO PUTUMAYO

1476

El Gran Resguardo  Predio Putumayo fue constituido el 5 de abril de 1988, por los pueblos  indígenas amazónicos  y  el Instituto Colombiano de Reforma Agraria – INCORA, hoy en día Agencia Nacional de Tierras- ANT, mediante Resolución No. 030. El resguardo cuenta con una extensión de 5.818.702 hectáreas para beneficio de una población, en ese entonces, de 2067 familias conformadas por 10.335 personas.

El 23 de abril de 1988, en la  Chorrera  departamento de Amazonas, se hace la entrega el resguardo  Predio Putumayo, territorio que fue arrebatado  por Julio Cesar Arana  en la terrible época de la Caucheria, genocidio muy doloroso, la lucha y persistencia de los pueblos indígenas  dio  frutos y lograron que se les devolviera a las comunidades indigenas, Murui Muina , Muinane, Bora, Okaina, Ondoque, Carijona, Miraña, Yucuna, Cabiyari, Inga, Siona, Letuama y otras, ubicada en las áreas no municipalizadas de Puerto Santander, Puerto Alegría, Arica, Encanto, Chorrera  y en los municipios de Leticia y Leguizamo.

El presidente de la época Virgilio Barco, entrego a líderes indígenas, caciques, abuelos y capitanes el predio con esta frase “Les traigo mi saludo, les vengo a decir una buena noticia, una palabra de verdad: Por fin, la tierra que es de ustedes, es de ustedes”    Y   así dieron paso a generar nuevas dinámicas en  la región,  creando organizaciones indígenas, fomentando la participación  de  los   PI en los distintos espacios y movimientos de la región Amazónica y consolidando sus mecanismo de gobernabilidad territorial.

Por eso un día como hoy 23 de abril, 32 años después, conmemoramos la entrega oficial de las escrituras de los resguardos Puerto Sabalo, Los Monos, Monochoa, Andoque de Aduche, Nonuya de Villa Azul, Yaigoje Apaporis y Gran Predio putumayo. Gracias a el ejercicio de los pueblos indígenas en la defensa y protección del territorio ancestral.

La coordinadora de Mujer y Familia  de la OPIAC,  Fany Kuiru, hace un recuento, una narrativa de su experiencia en la constitución del Resguardo del gran predio putumayo.

Compartir