Belkys Herrera

Coordinadora

Belkys Herrera es una mujer indígena del pueblo Uitoto, nacida en el resguardo Manaiye el Quince en el municipio de Solano, departamento Caquetá. Completó su educación básica en la escuela de su comunidad y realizó sus estudios superiores en la Universidad de la Amazonia, donde obtuvo el título de Licenciada en Educación Básica con Énfasis en Ciencias Sociales.

Esta coordinación lidera el proceso educativo y cultural en la organización OPIAC. Trabaja en el diseño, construcción, concertación e implementación de una política educativa indígena pertinente que permita la autodeterminación y la pervivencia cultural de cada uno de los 56 pueblos que integran la Amazonia colombiana.

Documentos

 Sistema Educativo Indígena Propio - SEIP

En Colombia existe una gran variedad lingüística, la cual se manifiesta en el hecho de la coexistencia del castellano con otras 68 lenguas nativas, completamente vigentes. De acuerdo con datos del año 2005 aportados por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística DANE, estas lenguas son habladas por 850.000 colombianos. 

Las lenguas nativas se clasifican en tres grupos: primero, las lenguas criollas, segundo, las lenguas indoeuropeas y por último las lenguas indoamericanas o lenguas indígenas. Siendo más precisos, las lenguas nativas pueden agruparse en 15 familias lingüísticas, nueve de las cuales son habladas en la región natural de la Amazonía.

No todas las lenguas indígenas a las que nos referimos tienen la misma vitalidad y número de hablantes. Estas dos características están determinadas tanto por las condiciones demográficas y culturales de los grupos étnicos hablantes, como por las condiciones sociales y políticas en las que se desarrollan dichos grupos. Siendo importante mencionar que la mitad de las lenguas están en peligro de extinción, debido a la diáspora, la represión y la falta de transmisión entre generaciones. Pero hay otras que siguen siendo usadas como lenguas vehiculares y rebosan de vitalidad.

A través de la ley 1381 de 2010, el Congreso de la República estableció como Día Nacional de las Lenguas Nativas en Colombia el 21 de febrero. El propósito de esta ley, entre otros, es defender, proteger y hacer respetar los derechos los pueblos indígenas, palenquero, raizal y rom en todo el país.

Esta conmemoración tiene origen en el Día Internacional de la Lengua Materna, celebración adoptada en la Conferencia General de la Organización de las Naciones Unidas para Educación, la Ciencia y la Cultura en el año 2000. Históricamente se atribuye el origen de esta evocación, a un grupo estudiantil paquistaní, que en el año 1952 se reunió para pedir el reconocimiento y protección de su lengua materna “Bangla”.

Aún hoy en día, el objeto del evento internacional sigue siendo el mismo: el reconocimiento y la conservación de las lenguas nativas, la promoción de la relevancia cultural que representan y la protección como herramientas para la transmisión de ideas, puntos de vistas y de ideología. Además, en el contexto nacional, el Día de la Lengua Nativa ofrece una gran oportunidad para el reconocimiento del diálogo intercultural entre los colombianos, subrayando que todos somos parte del mismo país. Más aún, es un llamado para que no olvidemos la riqueza patrimonial que simboliza cada una de las lenguas nativas y el valor de la gran diversidad lingüística que existe en el país.

Por otro lado, institucionalizar este escenario demuestra respeto y aprecio para los pueblos que viven en el país; un paso muy importante si queremos que todos los nacionales reconozcan el estatus de los pueblos y la deuda histórica con ellos. Fortalecer esta celebración el 21 de Febrero debe tener el propósito fundamental de enseñar la vitalidad tanto de los pueblos como de las lenguas nativas, vencer la creencia comúnmente aceptada de que todas las lenguas están en punto de morir, idea que hay que demostrar que no es cierta.

Un buen ejemplo de ello es el pueblo Uitoto, que se encuentre en los departamentos de Amazonía, Putumayo y Caquetá. Hoy en día existen próximamente 6.444 hablantes, lo que es desconocido por la mayoría de los colombianos; aun así, los Uitotos establecieron una emisora, llamada La Chorrera FM. Gracias a esa emisora, fue posible reproducir la cultura uitoto y expandirla mediante ese medio de comunicación. La emisora La Chorrera FM ganó varias distinciones entre ellas el premio al mejor proyecto educativo.

Siguiendo la idea de reconocer la vigencia de las lenguas nativas en el país, y llevando a la práctica la ley 1381, expertos hablantes de las diferentes lenguas nativas, con el apoyo de un grupo de lingüistas, están trabajando en la construcción del programa para la formación de intérpretes y traductores en lenguas nativas. Esto con el fin de fortalecer las lenguas, así como reivindicar su uso en las relaciones cotidianas entre los grupos étnicos y los hablantes del castellano. Esta empresa está liderada por la Organización de los Pueblos Indígenas de la Amazonía Colombiana (OPIAC), con apoyo del Ministerio de Educación.

Organismos el orden nacional como el Ministerio de Cultura y el Ministerio de Comunicaciones y las Tecnologías de la Información, están en proceso de crear una aplicación informática, para que las lenguas tengan más presencia en la vida cotidiana, para que sean más utilizadas y para aumentar la riqueza lingüística.

En resumen, podemos decir que el 21 de febrero, es de suma importancia para todo el país; es una forma de celebrar la pluralidad y vitalidad colombiana, tiene la intención de ser el punto de partida para que todos los pueblos tengan las mismas oportunidades, los mismos derechos como todos su conciudadanos y que además participen dictando la historia colombiana de la que han hecho parte durante siglos.

Fuentes: Conmemoración día de las lenguas nativas, MinCultura Ministerio
Diversidad Lingüística en Colombia: Muchas voces resistencia cultural y agenda de nación, MinCultura Ministerio

La Organización Nacional de los Pueblos Indígenas de la Amazonia Colombiana – OPIAC es una institución de derecho público de carácter especial indígena sin animo de lucro la cual ejerce una representación política de los pueblos indígenas de la Amazonia Colombiana ante instituciones de orden Nacional e Internacional; su objetivo principal es velar para que todos los derechos colectivos e individuales de sus afiliados sean respetados y reconocidos por todos los actores en Colombiana.